3982 visitatori in 24 ore
 220 visitatori online adesso





Menu del sito


Visitatori in 24 ore: 3982

220 persone sono online
Autori online: 2
Lettori online: 218
Poesie pubblicate: 342’722
Autori attivi: 7’510

Gli ultimi 5 iscritti: Patrizia Savi - Carmine Ianniello 1 - Miguelted - Paolina Segatto - Marilyne Geyne
Chi c'è nel sito:
Club ScrivereL Falchero Messaggio privatoClub ScrivereLia Messaggio privatoClub ScriverePier Paolo Dettori Messaggio privatoClub ScriverePaola Ferla Messaggio privato








Stampa il tuo libro



Pubblicità
eBook italiani a € 0,99: ebook pubblicati con la massima cura e messi in vendita con il prezzo minore possibile per renderli accessibile a tutti.
I Ching: consulta gratuitamente il millenario oracolo cinese.
Confessioni: trovare amicizia e amore, annunci e lettere.
Farmaci generici Guida contro le truffe sui farmaci generici.

Uso del Cialis
Acquistare Cialis: Acquistare Cialis generico
Xenical per dimagrire in modo sicuro ed efficace.
Glossario informatico: sigle, acronimi e termini informatici, spiegati in modo semplice ma completo, per comprendere libri, manuali, libretti di istruzioni, riviste e recensioni.
Guida eBook: Guida agli eBook ed agli eBook reader. Caratteristiche tecniche, schede ed analisi

Responsabilità sociale



Per pubblicare un libro scrivete a libri@scrivere.info

CariÑos que matan

Dramma

Cariñ os que matan

Despué s de mucho tiempo sin entender que habrí a pasado en mi vida, Alfredo y yo, por fin llegamos a casarnos. Fue una relació n muy sufrida, con altos y bajos, pero despué s de todo siempre terminá bamos por hacer las paces y querernos má s que antes. Así que llegó el dí a de nuestro matrimonio, con gran alivio, tanto para mí, como para toda mi familia.

Fuimos a vivir a una casa muy bonita en las afueras de la ciudad. En realidad estaba muy apartada de todo y no habí a nadie viviendo cerca de nosotros. Pero Alfredo la habí a elegido por ser fresca y rodeada de muchos y grandes á rboles que le daban un aspecto de elegancia y distinció n.

Yo trabajaba en una oficina en el centro de la ciudad y me quedaba un poco lejos, tenié ndome que levantar muy temprano para llegar a tiempo. La casa era muy grande para cuidarla yo sola, pero Alfredo no estaba de acuerdo en que buscara una persona para la limpieza y esto comportaba muchos quehaceres; ese fue el primer motivo que causó una discusió n muy animada.

Mi marido pretendí a que yo renunciara a mi trabajo y me convirtiera en una perfecta ama de casa, naturalmente yo no estaba de acuerdo, el trabajo para mi representaba mi independencia, mi seguridad en un mañ ana mejor. El hecho que ahora yo fuera una mujer casada no querí a decir absolutamente que tení a que anularme a mí misma.

Por supuesto, las cosas fueron empeorando entre nosotros, pero lo que jamá s hubiera pensado, era que Alfredo me pusiera las manos encima!

Un dí a, llegando a la casa de mi trabajo, me agredió, dá ndome una cachetada tan fuerte que me hizo perder el equilibrio, mandá ndome al piso... yo quise levantarme pero una fuerte patada en un costado me dejó sin aliento en el suelo. No podí a pararme, un dolor muy fuerte no me dejaba respirar y arrastrá ndome como pude llegué a la mesita del telé fono y con un esfuerzo increí ble logré agarrar el telé fono.

Cuando solo habí a marcado el segundo nú mero de la policí a, una mano muy fuerte me agarró por los cabellos y me arrastró por el piso dá ndome de nuevo golpes y má s golpes con los pies.

Creo que pasé muchas horas sin conocimiento porque cuando abrí los ojos estaba en una cama de hospital y a mi lado estaba Alfredo, que me habí a tomado una mano entre las suyas y llorando me la besaba pidié ndome perdó n y dicié ndome que no sabí a lo que estaba haciendo, que se volvió loco, que é l me amaba y que nunca má s volverí a a hacer una cosa semejante...

¿ Qué hacer? Por una parte no podí a creerle, por la otra, lo estaba mirando con mis propios ojos, lloraba de verdad y me suplicaba de perdonarlo... Al final decidí escoger la segunda opció n.

Despué s de algunos dí as, me dieron de alta y nos fuimos juntos a la casa. Alfredo se portaba conmigo de una manera muy cariñ osa, me rodeaba de atenciones, me traí a rosas rojas y no sabí a qué hacer para hacerme olvidar lo que habí a pasado.

Pasaron dos meses, y una mañ ana mi jefe, donde yo trabajaba, me pidió el favor de quedarme despué s de la hora de salida para terminar un trabajo urgente que necesitaba esa misma tarde. Yo llamé por telé fono a Alfredo para decirle que ese dí a me iba a quedar trabajando hasta má s tarde y que no podí a almorzar con é l. Me contestó que no habí a problema, que hiciera mi trabajo tranquilamente.

Cuando llegué a la casa, no me dijo ni una palabra. Estaba sentado en el sofá mirando la TV, pero la TV estaba apagada... Yo empecé a sentirme nerviosa y fui al cuarto a cambiarme para hacerme una ducha. Mientras estaba debajo del agua oí abrir la puerta muy despacio y estaba a punto de preguntarle si era é l cuando Alfredo abrió la cortina de la ducha con una rabia que casi la rompió. Me sacó de la ducha, me tumbó en la cama y con una violencia inaudita me tomó por la fuerza hacié ndome mucho dañ o, y siguiendo en la violenta posesió n de mi cuerpo, con un pequeñ o cuchillo me clavaba la punta en todas partes, hacié ndome sangrar y producié ndome heridas dolorosas. Yo le suplicaba de dejarme, pero su locura era incontrolable, y cuando terminó y se despegó de mi, clavó el cuchillo en medio de mi vagina. Yo grité muy fuerte y no supe má s nada...

Esta vez, cuando me desperté de nuevo en el hospital, vi a un agente de la policí a, que me decí a: "No tema, ese tipo ya no le va a hacer má s dañ o, lo encontramos muerto al lado de la cama donde usted estaba desmayada. Fue é l mismo que llamó la policí a".


Racconto in Spagnolo
Franca Merighi 22/08/2019 18:02 91| Traduci il testo del racconto (primi 10mila caratteri)

Opera pubblicata ai sensi della Legge 22 aprile 1941 n. 633, Capo IV, Sezione II, e sue modificazioni. Ne è vietata qualsiasi riproduzione, totale o parziale, nonché qualsiasi utilizzazione in qualunque forma, senza l'autorizzazione dell'Autore.
La riproduzione, anche parziale, senza l'autorizzazione dell'Autore è punita con le sanzioni previste dagli art. 171 e 171-ter della suddetta Legge.
I fatti ed i personaggi narrati in questa opera sono frutto di fantasia e non hanno alcuna relazione con persone o fatti reali.


SuccessivaPrecedente
Successiva di Franca MerighiPrecedente di Franca Merighi

Nota dell'autore:
«il racconto è stato ricopiato per motivi tecnici, visto che presentava problemi con gli accenti in spagnolo. ringrazio chi ha già letto questo racconto. Purtroppo i problemi sussistono, chiedo scusa di nuovo.»

Commenti sul racconto Non vi sono commenti su questo racconto. Se vuoi, puoi scriverne uno.

Commenti sul racconto Avviso
Puoi scrivere un commento a questo racconto solamente se sei un utente registrato.
Se vuoi pubblicare racconti o commentarli, registrati.
Se sei già registrato, entra nel sito.

La bacheca del racconto:
Non ci sono messaggi in bacheca.


Ritratto di Franca Merighi:
Franca Merighi
 I suoi 52 racconti

Il primo racconto pubblicato:
 
Era il 1942 (13/07/2017)

L'ultimo racconto pubblicato:
 
Tu sei la mia ispirazione (20/10/2019)

Una proposta:
 
Tu sei la mia ispirazione (20/10/2019)

Il racconto più letto:
 
Era il 1942 (13/07/2017, 918 letture)


 Le poesie di Franca Merighi

Cerca il racconto:





Lo staff del sito
Google
Cerca un autore od un racconto

Accordo/regolamento che regola la pubblicazione sul sito
Le domande più frequenti sulle poesie, i commenti, la redazione...
Guida all'abbinamento di audio o video alle poesie
Pubblicare un libro di poesie
Legge sul Diritto d'autore (633/41) - Domande e risposte sul Diritto d'autore
Se vuoi mandarci suggerimenti, commenti, reclami o richieste: .



Per pubblicare un libro scrivete a libri@scrivere.info

Copyright © 2019 Scrivere.info Scrivere.info Erospoesia.com Paroledelcuore.com Poesianuova.com Rimescelte.com DonneModerne.com AquiloneFelice.it